domingo, 6 de diciembre de 2009

De la pasión por las Matemáticas a los matemáticos apasionados I.

QUERIDO VENENO MÍO

¡Querido veneno mío,

todo, todo en ti, la carne,

la profunda cabellera,

la Venus de tu garbeo

y la Psique de tu espíritu,

y el corazón que me entiende,

que parece responderme,

todo en ti, todo me quema,

me enloquece por unirme

a ese caudal de emoción!


Paul Valéry ( 1875-1945)

Descubro este poema, por casualidad, - ¿ siempre es así ?-. Me quedo aturdida,con estos poemas ocultos de amor, “tesoros ciertos que funden los cuerpos”...que Paul Valéry dejó antes de morir de amor por Jeanne Loviton.
Indago en su vida  y descubro fascinada  la relación del poeta con las Matemáticas,- !tenían que estar detrás de tanta pasión !- se me revela  un poeta simbolista, tal vez el más cerebral del s. XX que tras una crisis  de creatividad-que le llevó a pensar que no estaba a la altura de Rimbaud o Mallarmé y a abandonar temporalmente la poesía-se dedica a estudiar Matematicas y Filosofía como una búsqueda del sentido de la vida.

De la vida, y por tanto de la muerte, pues  en su obra "El cementerio marino" subyace la misma resignación a la muerte que he descubierto en las Meditaciones del emperador  romano Marco Aurelio y que actualmente estoy leyendo,-¿ más casualidades?.-. En esta ocasión el mar como testigo de la vida y de la muerte; como una paradoja:  Valéry se basa en las paradojas de Zenón de Elea,  con el ejemplo de la tortuga que puede ganar la carrera a Aquiles, si el héroe griego se duerme en el trayecto.

El título de la obra  responde a un cementerio  marino real en Sète ( Francia): en el  panteón de Séte yacen los cuerpos de Paul Valéry y de sus padres.



 









Esta obra en un principio denota cierto amor y añoranza por la pasividad y tranquilidad de la tumba, pero acaba concluyendo:
''El viento sopla!... Deberíamos tratar de vivir!''.

 Las siguientes citas impregnadas de belleza y sensibilidad  hablan por sí mismas de la pasión matemática  de Paul Valéry:



( me encantan estos despachos con libros amontonados a tu alrededor ...)

  • Hacer matemáticas –es decir, hacer visible y tangible todo el trabajo propio de la mente sobre un problema dado-…es totalmente embriagador.



  • La imaginación es siempre extrañamente tímida. Son los matemáticos quienes más lejos han llegado.


  • Hay quienes oponen la geometría a la poesía En lo que a mí respecta, cuando la poesía languidece, con gusto hago geometría, y a menudo veo reaparecer la poesía por reacción natural contra un abuso de geometría.

  • Los tres mejores ejercicios – los únicos quizá para la inteligencia, son: hacer versos, cultivar las matemáticas, y el dibujo.


 Más sobre la obra de este poeta:


http://www.scribd.com/doc/7207105/Susel-David-Paul-Valery-o-de-Una-Poetica-Pitagoric

1 comentario:

  1. En el blog de Claudio Escobar:
    http://matematicas-maravillosas.blogspot.com/2009/12/pasion-por-las-matematicas-pasion-por.html

    aparece una referencia a esta entrada, aunque le quita el mérito a su autor Paul Valèry al no mencionarlo; esta sociedad de las prisas nos lleva a olvidarnos de detalles que a veces son los más importantes.
    Puesto que Agustín me recomienda la lectura de:

    La libertad del espíritu de Paul Valèry , tras su lectura, paso el testigo y también la recomiendo.

    ResponderEliminar

Cada día más contenta de pertenecer a este grupo llamado : matemáticos

Y es que no se deja de hablar de nosotros como aquellos que estamos detrás de todo y más si son fenómenos que mueven masas. ¿ ¿e gustan los ...