Matemáticas y algo más.

domingo, 2 de mayo de 2010

Otro curioso y sencillo problema de lógica: La paradoja de los cuatro hijos.

            Y digo yo que irá relacionado la perdida del sentido común de esta sociedad con la falta de razonamiento de nuestros alumnos, éstos luego crecen y se convierten en nuestros dirigentes políticos .

              El siguiente  problema engaña al sentido común que creemos tener:

         "Supongamos que un matrimonio tiene cuatro hijos. ¿Cual es la probabilidad de que dos de ellos sean niñas y dos niños?"
( Suponemos que el nº de nacimientos  de niños y niñas es equiprobable ).

 Su autor es Martin  Gardner divulgador científico, filósofo de la ciencia y conocido también por su libro: "Alicia anotada"  una edición comentada de los dos grandes cuentos de  Lewis Carroll: "Alicia en el país de las maravillas" y "A través del espejo y lo que Alicia encontró allí " aparte del texto íntegro de ambos cuentos Gardner aporta su visión particular puntualizando con unos comentarios que enriquecen aún más los textos de Carroll, ayudando a aclarar los juegos de palabras al lector no anglófono.


Otro gran divulgador de la ciencia es Denis Guedj, nacido en 1940 en Setif (Argelia), que ha fallecido el  pasado 24 de abril; una de sus novelas que llegó a apasionarme es  : "El teorema del loro. Novela para aprender matemáticas". En esta novela la historia de las matemáticas se  nos revela con la sensibilidad y cercanía que nos da el incorporarla a la rutina de los protagonistas de la novela.



...“Jonathan, como todos los estudiantes del mundo, había estudiado a Tales en diversas ocasiones. En cada una de ellas, el profesor había hablado del teorema pero nunca del autor. En las clases de matemáticas nunca se hablaba de las personas sino de sus teorías. De vez en cuando se mencionaba a Tales, Pitágoras, Pascal o Descartes, pero eran solamente nombres, como los de una parada de metro o una marca de queso de quienes no se decía ni dónde ni cuando habían vivido. Las fórmulas, demostraciones y teoremas llenaban la pizarra sin indicar quién los había creado, como si existieran desde siempre, al igual que las montañas y los ríos, aunque ni las unas ni los otros fueran eternos. Con ello se conseguía que los teoremas parecieran aún más eternos que las montañas y los ríos. Las matemáticas no eran como la historia, la geografía o la geología.Pero ¿Qué eran con exactitud? La respuesta no interesaba a la mayoría.”...
Creo que  como un más que merecido homenaje  a este gran hombre voy a  dejar  otros libros  que tengo entre las manos y releer el anterior.

"Il faut aux vérités de la science de belles histoires pour que les hommes s'y attachent. Le mythe, ici, n'est pas là pour entrer en concurrence avec le vrai, mais pour le rattacher à ce à quoi les hommes tiennent et qui les font rêver."
 
Denis Guedj



Etiquetas: , , , , ,

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Que rapidez. En unas pocas horas ya tenemos un problema facil. Yo creo que la probabilidad es de 6/16 o sea 3/8.
Lo he hecho por la cuenta de la vieja. La verdad es que es poco intuitivo pero creo que está bien. He mirado las dieciseis posibilidades que hay con cuatro hijos y solo seis cumplen con el enunciado.
Un saludo
Antonio

2 de mayo de 2010, 9:51

 
Blogger manoli ha dicho...

Efectivamente un recuento de las posibilidades nos daría el 37,5 % cuando en una primera respuesta irreflexiva se respondería un 50 %. Saludos

2 de mayo de 2010, 10:47

 
Blogger Agustín Morales ha dicho...

Entrada escrita en tiempo record y problema resuelto en tiempo record.

Curiosamente y en relación al problema propuesto, lo que tiene probabilidad 1/2 es tener tres hijos de un mismo sexo y otro de sexo distinto (sin considerar el orden).

Tomo nota de la novela de Denis Guedj.

2 de mayo de 2010, 17:13

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

En su dia, hace seis o siete años, me leí yo también " el teorema del loro". Me resultó muy entretenida y sobre todo muy didáctica. Por esa misma época leí una novela de un autor griego "El tio Petrus y la conjetura de Goldbach" (mas o menos ese era el título), que también era muy amena y quizás un poco menos "para adolescentes" que la del teorema del loro. Con cualquiera de las dos se aprende mucho acerca de la historia de las matemáticas ( y de los matemáticos). Yo creo que la lectura de este tipo de libros ayuda mucho a despertar el interés y la curiosidad necesarias para emprender con exito el estudio de las materias de ciencias. Los aficionados a la física lo tienen mucho más fácil, hay infinidad de libros divulgativos escritos por físicos renombrados ( Murray Gell Mann, Feynman, Stephen Hawking, Roger Penrose, Erwin Schrödinger, y un largo etc). Durante una etapa de mi vida leí todo lo que encontraba de este estilo, y disfruté muchísimo. Hay una novela escrita por un periodista mejicano (creo) que también está bien documentada y es entretenida. Se titula "En busca de Klingsor". Está ambientada en los momentos posteriores a la segunda guerra mundial y te aclara un poco el papel que tuvo Eisenberg en el fracasado desarrollo de la bomba atómica alemana. El protagonista tiene muchos encuentros con todos los físicos que intervinieron en la formulación de la física cuántica.
En una primera lectura de tu entrada, me quedé solo con el enunciado del problema y su posterior resolución. Una segunda, y mas atenta lectura, me ha mostrado la cita del libro del teorema del loro.
Me ha recordado la cantidad de tardes y de noches que pasé leyendo este tipo de cosas, en el faro en el que era farero, casi siempre con un buen temporal de esos que tan a menudo nos regala el cantábrico. Einstein decia que la mejor profesión para un físico teórico es la de torrero de un faro. Yo añadiría que era la mejor profesión para cualquiera que guste de profundizar en cualquier materia. El entorno es muy adecuado para cualquier tipo de estudio.
Bueno, creo que he superado con creces el número de referencias personales que me gusta dar.
Un saludo
Antonio

6 de mayo de 2010, 10:41

 
Blogger manoli ha dicho...

Ciertamente hasta no hace mucho,-tal vez desde el 2000 Año Mundial de las Matemáticas-, era dificil encontrar libros y/o novelas e divulgación matemáticas, aunque hoy no todo lo que se lee en este campo tiene una calidad aceptable, no es el caso de la física que ha tenido más seguidores y por tanto es más fácil encontrar buenos divulgadores, ( Supongo que conoces a Michio Kaku al que he hecho referencia en este blog).

En mi caso, he de reconocer apesadumbrada que no he leido mucho y apenas conozco a algunos de los autores de los que hablas, pero... para eso es este blog: para aprender.

Con tu exposición me ayudas a corroborar el tópico de que la profesión de farero es algo romántica, aunque creo que la realidad siempre es más dura. racias.

9 de mayo de 2010, 11:14

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hablando de libros, hay uno que supongo que te gustaría mucho. "La conferencia perdida de Feynman". Feynman era un físico (Premio Novel por sus trabajos en la Electrodinámica cuántica) gran divulgador y con una personalidad extraordinaria. El libro trata de transcribir una conferencia que dió a los alumnos de primer curso universitario, en la que con unas matemáticas casi de parvulitos demuestra por qué las orbitas de los planetas tienen que ser elípticas, y por qué la fuerza gravitatoria es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia. Todo con trigonometría y poco más. Es matemáticamente muy interesante. Aunque todos sabemos que no aporta nada nuevo,todo esto ya lo demostró Newton en su día, lo que si es nuevo es la sencillez con la que está expuesto. Si has intentado alguna vez entender algo de los Principia Matemática, sabrás de que te estoy hablando. El libro es de Tusquets Editores, colección Metatemas nº 56. Autores David y Judith Goodstein.
En cuanto a Michio Kaku, tengo un libro, "La danza de los maestros de Wu li", pero aún no lo he leido. He perdido un poco la costumbre de leer, pero no la de comprar libros, y tengo una buena colección de libros sin leer. Una pena.
Un saludo
Antonio

9 de mayo de 2010, 12:19

 
Blogger manoli ha dicho...

Gracias de nuevo por tus sugerencias.
Imagino que Internet tiene la culpa de que leamos menos libros de los que compramos.

9 de mayo de 2010, 12:33

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal