A más Matemáticas, más Tecnología= Mejor Economía: una proporción directa simple que de no cumplirse nos impedirá avanzar y salir de la crisis.

Nos lo ha recordado hoy en la prensa  el ingeniero Juan de la Cierva y Hoces ,  -sobrino del inventor del autogiro Juan de la Cierva y Codorníu. ( aunque el gran Leonardo tuvo también esta idea)-.


Juan de la Cierva   no se considera a sí mismo un inventor sino “un señor que sabe de matemáticas”.


“Mi tío decía que él no era inventor, decía que él era matemático. Cualquier persona que sepa traducir los problemas a matemáticas y volcar de nuevo los resultados en la realidad puede inventar, no tiene más misterio”.


No tenemos en España el privilegio de tener muchos inventores: el ingeniero y matemático  Leonardo Torres Quevedo   construyó en 1912 el primer autómata ajedrecista (entre otras máquinas de cálculo analógico), al que considero el  precursor de La Robótica.


 Máquinas de calcular cuya primera idea es la de resolver cuestiones matemáticas cuyas soluciones se obtienen trasladándolas a fenómenos físicos. 
Los números se representan por magnitudes físicas, que pueden ser rotaciones de determinados ejes, potenciales, estados eléctricos o electromagnéticos, etcétera. Un proceso matemático se transforma en estas máquinas en un proceso operativo de ciertas magnitudes físicas que conduce a un resultado físico que se corresponde con la solución matemática buscada. El problema matemático se resuelve pues mediante un modelo físico del mismo.
Ya a mediados del siglo XIX Charles Babbage había construido su máquina analítica.

Babbage consideraba sus máquinas no sólo como ayudas para realizar cálculos, también consideraba sus inventos una luz en el camino que muestra la existencia de un intelecto infinito, o Creador. 
Babbage llegó a describir al Creador, como un programador infinitamente hábil.
 
En 1893  Leonardo Torres Quevedo presenta en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Memoria sobre las máquinas algébraicas.  

La base matemática  de sus máqinas la transcribo de Wikipedia:

..."En estas máquinas existen ciertos elementos, denominados aritmóforos, que están constituidos por un móvil y un índice que permite leer la cantidad representada para cada posición del mismo. El móvil es un disco o un tambor graduado que gira en torno a su eje. Los desplazamientos angulares son proporcionales a los logaritmos de las magnitudes a representar. Utilizando una diversidad de elementos de este tipo, pone a punto una máquina para resolver ecuaciones algebraicas: resolución de una ecuación de ocho términos, obteniendo sus raíces, incluso las complejas, con una precisión de milésimas. Un componente de dicha máquina era el denominado «husillo sin fin», de gran complejidad mecánica, que permitía expresar mecánicamente la relación y=log(10^x+1), con el objetivo de obtener el logaritmo de una suma como suma de logaritmos. Como se trataba de una máquina analógica, la variable puede recorrer cualquier valor (no sólo valores discretos prefijados). Ante una ecuación polinómica, al girar todas las ruedas representativas de la incógnita, el resultado final va dando los valores de la suma de los términos variables, cuando esta suma coincida con el valor del segundo miembro, la rueda de la incógnita marca una raíz. Con propósitos de demostración, Torres Quevedo también construyó una máquina para resolver una ecuación de segundo grado con coeficientes complejos, y un integrador."...


 Enlaces:
 Una interesante página de la Oficina Española de Patentes y Marcas nos proporciona en su Museo Virtual patentes animadas, biografías de Grandes Inventores, etc:


! Mujeres Inventoras!
Pero... ellas serán las protagonistas de la próxima entrada.Porque sino qué hubiera sido de Babagge sin Ada Lovelace Byron.

Continuará... ...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Actividades para 1º de Bachilerato: CUESTIÓN DE MEDIDA DE ÁNGULOS

Ya va tocando resolver un problema: Problema de Fermi

LOS NÚMEROS TIENEN VIDA PROPIA. RAMANUJAN,EL HOMBRE QUE CONOCÍA EL INFINITO.