UN ESTUDIANTE ALEMÁN DE 13 AÑOS CALCULÓ LA PROBABILIDAD DE QUE UN ASTEROIDE COLISIONARA CON LA TIERRA. Esta había sido calculada antes por la NASA de forma errónea. Se llama Nico Marquardt, tiene trece años y le ha bastado un telescopio del instituto de Astrofísica de Potsdam (AIP) y hacer unos cálculos para dejar en ridículo a la NASA, según ha informado el Potsdamer Neuerster Nachrichten. Marquard calculó la probabilidad correcta de que un asteroide choque con la tierraAl parecer, Marquard averiguó que la probabilidad de que el asteroide Apophis colisione con la Tierra es de 1 sobre 450, mientras que los expertos de la NASA sostenían que esta se reducía a 1 sobre 45.000. Los astrofísicos de la NASA han admitido su error ante la Agencia Espacial Europea (ESA) y han confesado que el chaval, de nacionalidad alemana, estaba en lo cierto. Para llegar al cálculo correcto, Marquard tuvo en cuenta el riesgo de que Apophis se choque con algunos de los 40.000 satélites que orbitan alrededor de la Tierra antes de llegar a nuestro planeta, en abril de 2029. Por lo general, los satélites como Apophis recorren unos 3,07 kilómetros por segundo y suelen pasar a una distancia de 35.880 kilómetros del planeta, pero en este caso lo hará a unos 32.500, unos 3.000 menos de lo que es habitual. Que durante su trayectoria se choque con un satélite podría tener una consecuencia fatal, ya que modificaría su trayectoria y podría provocar que golpeara a la Tierra en su próxima visita, en 2036. Tanto la Nasa como Marquardt coinciden en que, en caso de colisión con la Tierra, Apophis caería -en forma de gran bola de acero- en el océano Atlántico, causando olas gigantes y destruyendo costas y archipiélago. Aunque así nos aparecía la noticia, es de suponer que la Nasa no se había equivocado, pero... ¡qué capacitado está Nico Marquard!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Actividades para 1º de Bachilerato: CUESTIÓN DE MEDIDA DE ÁNGULOS

Ya va tocando resolver un problema: Problema de Fermi

LOS NÚMEROS TIENEN VIDA PROPIA. RAMANUJAN,EL HOMBRE QUE CONOCÍA EL INFINITO.