Pongamos que hablo de Educación.

   Hablamos inevitablemente de Educación, habiendo quedando los últimos en matemáticas en el Programa internacional para la evaluación de competencias de la población adulta (PIAAC), ( y eso que Miguel, un alumno de 1º ESO responde muy contento que el año pasado ganamos la Eurocopa por tercera vez );con la aprobación hoy de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), con la menor paquistaní Malala Yousafzai, víctima de un ataque de los talibán por defender el derecho a la educación de las mujeres, y con la concesión del Premio Nobel de Literatura a Alice Munro:

-Me educaron para creer que lo peor que podía hacer era llamar la atención sobre mí, o pensar que era inteligente o brillante. Mi madre fue una excepción, pero esa regla se aplicaba sobre todo a la gente de campo como nosotros. Ninguna de las chicas que conocí fueron a la Universidad, y muy pocos de los chicos. Yo estuve sólo dos años, y gracias a una beca, aunque entonces conocí a mi primer marido. En ese momento comencé a escribir todo el tiempo (que era lo que había soñado desde niña), porque éramos muy pobres, pero jamás nos faltaron los libros. 

      En el último cuento de su libro " Demasiada Felicidad" acompañamos a Sofia Kovalevski, una matemática rusa que  vivió a mediados del siglo XIX, en su largo peregrinaje a través de Europa en busca de una universidad que admitiera a mujeres como profesoras. 



Muchas personas que no han estudiado matemáticas las confunden con la aritmética y las consideran una ciencia seca y árida. Lo cierto es que esta ciencia requiere mucha imaginación.
SOFIA KOVALEVSKI


¡Cuántas veces la lectura de un libro no ha sido la encrucijada que ha cambiado de curso la vida de una persona! Henry David Thoreau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Actividades para 1º de Bachilerato: CUESTIÓN DE MEDIDA DE ÁNGULOS

Ya va tocando resolver un problema: Problema de Fermi

LOS NÚMEROS TIENEN VIDA PROPIA. RAMANUJAN,EL HOMBRE QUE CONOCÍA EL INFINITO.