Una historia de Amor y Astronomía: mi aportación al VIII Carnaval de Matemáticas

 Los amantes de las Matemáticas estamos de enhorabuena pues tenemos un Carnaval en el que compartir nuestros centros de interés. En esta VIII Edición el responsable de este evento es Juan Martínez-Tébar Giménez en su blog: Los Matemáticos no son gente seria. Para mí es un honor participar en esta ocasión con esta entrada:


Nos lo ha dicho Oscar Wilde : La mejor forma de librarse de la tentación es caer en ella y, sin embargo, nosotros erre que erre rebelándonos; Luis María Ansón me trae la belleza de los poemas orientales en los que el amor se hace constante antes de la vida.
 Ansón Menciona a Li Po,  poeta chino del s. XVIII, liberal y gran bebedor, igual que  otro de mis admirados  poetas,  el  matemático y astrónomo persa Omar Jayyám  ( s. XI ), autor de las Ruba'iyyat y protagonista del libro Samarcanda de Amin Maalouf y de la película: The Keeper: The Legend of Omar Khayyam.


Bebiendo solo a la luz de la luna


Si el Cielo no tuviera amor por el vino,
no habría una Estrella del Vino en el cielo.
Si la Tierra no tuviera amor por el vino,
no habría una ciudad llamada Fuentes de Vino.
Como el Cielo y la Tierra aman el vino,
puedo amar el vino sin avergonzar al Cielo.
Dicen que el vino claro es un santo,
el vino espeso sigue el camino (Tao) del sabio.
He bebido profundamente de santo y de sabio,
¿qué necesidad entonces de estudiar los espíritus y los inmortales?
Con tres copas penetro el Gran Tao,
tomo todo un jarro, y el mundo y yo somos uno.
Tales cosas como las que he soñado en vino,
nunca les serán contadas a los sobrios.

( Li Po)



Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana, procura ser feliz hoy. Coge un ánfora de vino, siéntate a la luz de la luna y bebe, mientras te dices que quizás mañana te busque, en vano, el astro de la noche.  (Omar Jayyám )


Similitudes en poetas orientales,  vidas  apasionadas en la que coexistían estrellas  y amantes , el tiempo no existe. Amor y Astronomía. Refiere Ansón que Tsing Kuan, poeta del siglo XII, eleva el amor a las estrellas para cantar la séptima noche de la séptima luna. Es el Tsiao Chiao Sien, la historia enamorada del Vaquero y la Tejedora, encarnados en dos estrellas que se encuentran cada séptima noche de cada séptima luna. Cruzan entonces el río celeste, la Vía Láctea, sobre el puente de los cuervos, y hablan de amor y de tristeza; la idea del amor constante , antes dela vida también  aparece  en la dinastía Ching, cuando se hace culto al chen-yun, la rima divina, Wa Lan, que amó a su esposa tres millones de siglos antes de conocerla...


Poesía y Astronomía,  la biografía de Omar Jayyamse me fascina desde todos los ámbitos , como  astrónomo reseñar que se trasladó en 1070 a Samarcanda,(Samarcanda, el más bello rostro que la Tierra haya vuelto jamás hacía el sol.)donde se le encargó la construcción de un observatorio astronómico situado en Marv, (actualmente Mary, en Turkmenistán); formó parte del grupo de científicos que reformó el calendario Zaratustrano , el nuevo calendario fue formalmente inaugurado el 15 de marzo de 1079, y es el calendario empleado todavía hoy por los Persas. Para este nuevo caledario que se llamó Yalalí calculó la duración de un año con gran exactitud. (un error de 1 día en 3770 años, menor que el del calendario gregoriano que  se comenzaría a emplear en Europa a partir del 15 de octubre de 1582.)
Los persas habían conservado  el calendario Zaratustrano debido a su exactitud, a pesar de que la cultura islámica imponía a todas las naciones conquistadas su calendario lunar.






Samarcanda,  ciudad de 2700 años de antiguedad , declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en el año 2001, uno de sus sultanes: Ulugh Beg tuvo un gran interés por la astronomía y en 1428 construyó un  inmneso observatorio astronómico  denominado Gurjani Zij .



Edificio cilíndrico  que tenía una altura  de unos 35 metros y una planta de 50 metros de diámetro. En su interior se encontraba un inmenso sextante  fajri mural de mármol de 36 metros de radio y una separación óptica de 180 segundos de arco, utilizado para mediciones astronómicas de una extraordinaria precisión para el año 1428.

En 1437 determina la longitud del año sidéreo como 365.2570370...d = 365d 6h 10m 8s (con un error +58s). En sus medidas empleó un gnomon de casi 50 metros de altura.
Tendrían que transcurrir 150 años hasta que los cálculos del danés Tycho Brahe mejorasen los del observatorio de Samarcanda.

 El observatorio fue destruido deliberadamente en 1449 aunque sus restos fueron desenterrados en 1908 y  se puede visitar hoy como museo.


Enlaces:
  • Fotografías de los restos del Observatorio:

     
     
     
     
     

    Y ahora, ¡pasea tu mirada sobre Samarcanda! ¿No es la reina de la tierra? Más altiva que todas las ciudades, cuyos destinos tiene entre sus manos.

    Edgar Allan Poe (1809-1849)


       

    Comentarios

    1. Muy chula la entrada, Manoli. Omar Jayyám es también uno de mis poetas preferidos.

      ResponderEliminar
    2. Hola Manoli: Esta entrada claro que la puedo publicar en el carnaval, es interesántísima.
      La razón de que no esté es porque se te ha olvidado comunicarlo por los cauces establecidos en el carnaval
      Debes incluír en esta entrada que participas en el 8º carnaval,con un enlace al la página del mismo y si quieres lo incluyes allí; y además hacer otra alusión al blog anfitrión, en este caso el mío.
      En cuanto a lo que comentas del facebook, te has debido equivocar de edición pues en elevento del VIII carnaval no aparece tu entrada.
      Recibe un cordial saludo

      ResponderEliminar
    3. Una entrada llena de datos interesantes que no conocía. Uno de mis poemas favoritos es curiosamente de Li Po. Lo escuché por primera vez en la voz y el arte del gran René Lavand:

      Tomo una botella de vino
      Y me voy a beberla entre las flores.
      Siempre somos tres,
      Contando a mi sombra y a mi amiga, la Luna.
      Cuando canto, la luna me escucha,
      Cuando bailo mi sombra también baila.
      Terminada la fiesta...
      Los invitados deben partir.
      Yo, desconozco esa tristeza :
      Cuando marcho a mi casa,
      Siempre somos tres :
      Me acompaña la luna y me sigue mi sombra.

      ResponderEliminar
    4. No debían ser malos tipos estos dos poetas amantes del buen vino y del buen vivir.
      ! No está reñida la perspectiva eudaimónica con la hedonista !.+
      ¿ Pasastes por esta entrada ?

      http://viajeaitacaconmanoli.blogspot.com/2008/06/mathematiks-el-que-aprende-aprendiz.html

      ResponderEliminar
    5. Hola a todos.
      Siento haber llegado tarde a esta cita, pero por si alguien entra, voy a hacer una pequeña aportación a la referencia de Agustín sobre René Lavand, para mí el mejor mago prestidigitador (lentidigitador, como el se define) que haya existido nunca. Y eso que solo dispone de una mano.
      Mi pequeña aportación es un enlace a Youtube en el que René Lavand ilustra su famoso juego de las tres migas de pan con el citado poema de Li Po. Aunque la calidad del video no es muy buena, merece la pena verlo. El enlace es:

      http://www.youtube.com/watch?v=t9SmYV0s_SU&NR=1

      Gracias Manoli, por avisarme

      ResponderEliminar

    Publicar un comentario

    Entradas populares de este blog

    Actividades para 1º de Bachilerato: CUESTIÓN DE MEDIDA DE ÁNGULOS

    Ya va tocando resolver un problema: Problema de Fermi

    LOS NÚMEROS TIENEN VIDA PROPIA. RAMANUJAN,EL HOMBRE QUE CONOCÍA EL INFINITO.